Arturo bravo

DERECHO DE RÉPLICA

Columnistas
Por: Arturo Bravo*
Febrero 17 de 2018. No debería haber tanto ruido en cuanto a quienes acusan dentro del PRI estatal, de “imposiciones autoritarias” pues desde que recuerdo en dicho partido, las imposiciones han existido desde que el General Lázaro Cárdenas del Río, creo “el dedazo”.
Y Michoacán, no es la excepción, de haber existido el respeto a los estatutos, ni Ausencio ni mucho menos Genovevo, hubieran sido gobernadores. Hoy dicha práctica de nuevo hace honor a su historia, no tendría porque ser diferente, además en dicho partido, nadie queda relegado, todos son incluidos.
Hemos sido los michoacanos testigos por diversos medios de los arrebatos, caprichos, traiciones, desamores y zancadillas que diariamente y más en tiempos electorales, se dan al interior de los partidos políticos. La insatisfacción o frustración por no haber logrado alguna candidatura, de inmediato provoca reacciones de todo tipo, algunas más virulentas que otras, lo destacable es que quienes están del lado de los “perdedores” sepan razonar y admitir su derrota y entonces, busquen los acuerdos inteligentes que llevan a buen puerto.
Pero lo negativo es que haya quienes crean que el PRI es propiedad de unos cuantos, que únicamente a través de ellos, se daba trámite o se denegaban espacios, ese tradicionalismo aberrante obviamente está desapareciendo. Esto viene a colación por el caso de Víctor Tinoco, que es objeto de innecesarios ataques y denostaciones en las redes, los cuales son “fuego amigo” La participación de Tinoco, por supuesto que tiene un aval, que el actual líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, es su amigo.
Hoy el priismo michoacano atraviesa una interesante crisis, la cual requiere de perfiles que se caractericen por su talento para competir, dar pelea, tener discurso y marcar territorio. Ya no, por favor entiéndanlo se pueden seguir practicando viejas formulas que solo causan “explosión en la cocina” por verter ingredientes caducos o seguir los “pasos de la abuela”
Pero estimado y apreciado lector (a) el inmenso reto que deben empezar a asumir los partidos políticos y los políticos, se llama RESPONSABILIDAD, recordemos que “toda acción provoca una reacción” pero qué pasa cuando en un sistema político no hay consecuencias. Me refiero a que es urgente exigirle a quienes aspiran a un espacio público, que entiendan que es peligroso llevar a cabo decisiones sin que haya consecuencias por las mismas.
Empezando por el Presidente de la República ¿a quién se supone que le debiera rendir cuentas? Más allá de lo que diga la ley, observemos que es totalmente libre de hacer lo que le plazca, sin el temor ni la vergüenza para evitarlo. Y cómo los secretarios sólo y únicamente le rinden cuentas a él, pues la cadena de daños es inmensa.
El Presidente, impone y dispone, protegido por la misma Constitución, ni siquiera en las causales de “traición a la patria” debe sentir alguna culpa, pues son tan limitadísimos las mismas que le dejan un amplísimo margen para diariamente “traicionar a la patria” sin que esté enterado o tenga conocimiento de ello.
Lo mismo pasa en los partidos políticos, para qué sirven los consejos partidistas, si únicamente se les toma en cuenta cuando se les debe “maicear” para la toma de decisiones importantes.
En fin, la crisis requiere oportunistas que sepan aprovecharla para hacer un bien, construir acuerdos que impulsen y provoquen el despertar de las sociedades. No es bueno el ocultamiento ni el engaño, pero hasta hoy en México, es muy redituable.
DECRETAZO
1.-Logra, José Torres Soria, limpiamente obtiene la constancia que lo “acredita como candidato a la Presidencia Municipal de Ario”