Arturo bravo

DERECHO DE REPLICA

Columnistas

Arturo bravo

Por: Arturo Bravo

Agosto 25 de 2017. Para las viejas y poderosas civilizaciones de casi todo el planeta, los fenómenos naturales representan varias cosas, desde parabienes hasta desastres; en el caso de los eclipses, estos verdaderamente eran observados con temor, esperanza y con una fuerte carga de augurios que iban encaminados a fortalecer la imagen del emperador o advertirle de la necesidad de sacrificios muchas de las veces humanos para aplacar lo que consideraban la ira de los dioses.

 
Hoy y con el aplastante avance de la ciencia, pues tenemos mayor claridad e información sobre esos fenómenos naturales que antaño eran adorados, venerados, temidos, consultados y hasta recompensados.

 

Claro que muchos interrogantes en torno a los eclipses siguen orbitando en la mente humana, pero de que son una maravilla que hay que gozar, pues ni duda cabe.

 
Una de las primeras advertencias que se hace respecto al fenómeno de los eclipses es evitar verlos directamente, la quema de la retina y la posible ceguera son los fatales resultados de tan aventurado reto.

 

Pero más bien me interesa analizarlo en cuanto a que en este eclipse una vez terminado su breve amorío entre la luna y el sol, lo que es de esperarse es que a millones de ciegos de conciencia, dicho fenómeno les haga ver la cruda y terrible realidad en la que los han sumido sus propios políticos.

 
Digo, que el INE y el Congreso de la Unión se hayan hecho cómplices para lograr regalarle 6 mil millones de pesos a los partidos políticos para el proceso electoral del 2018, es no tener madre.

 

Lo anterior viene a colación a sabiendas de que aunque el Presidente Enrique Peña, asegure “que la crisis que se viven en México, es solamente la crisis mental de algunos” o que día con día se descubran monumentales corruptelas orquestadas desde las cúpulas políticas y empresariales en todo el país y en los tres órdenes de gobierno.

 

La impunidad política que se impone al imperio de la ley es la que salva aun a muchos directamente involucrados en escándalos de corrupción.

 
Me llama mucho la atención una reciente información que dimos en BRAVOXLARED en torno a las casi 2700 investigaciones que desde 1994 a la fecha países como USA e Inglaterra, han hecho sobre los mexicanos.

 

Dichas observaciones como si fuéramos un bicho de sumo interés, van desde lo muy personal hasta lo social, comportamientos, capacidades, defectos, cualidades y un sinfín de puntos de interés para los anglosajones.

 
Pero hubo una que prendió los focos rojos, hoy Juan José Márquez, comentó sobre otra investigación más, esta se enfoca a nuestra apatía, esa maldita carga negativa de todas las cosas, ya sea que hasta en el discutir por discutir nos encontremos con que por no obtener los resultados que deseamos, nos venza el desgano y con ello venga la apatía.

 

Pero según los expertos esa apatía es consecuencia de una total y muy profunda desinformación y cultura de la participación bien conducida, queremos estar en todo y en nada a la vez, entramos y salimos de temas en los que buscamos no salir raspados.

 
Para reforzar lo anterior, pondré las preguntas que dichos investigadores de la Universidad de Cambridge, realizaron a mexicanos:

 

1.- ¿Qué piensa de la vida pública de su país? El resultado fue que el 37% de los encuestados, relacionaba “vida pública con espectáculos” Ante tal respuesta se tuvo que hacer un muy serio replanteamiento y se preguntó

 

¿Qué piensa de la vida pública política de tu país? Lo que arrojo fue los siguiente 54% de los encuestados manifestó su desinterés en el tema, un 7% respondió que se debería mejorar y el 39% restante desconocía el tema.

 

Y la tercer y última pregunta fue ¿Qué harías tu para mejorar la vida en comunidad en tu país? Para los investigadores la sorpresa fue que un 67% dijo que no le interesa más que lo personal y lo de familia, un 12% dijo que primero cambiara la clase política e inseguridad y solo así apoyan y un 22% restante dijo que no le interesaba nada.