Arturo bravo

DERECHO DE RÉPLICA

Columnistas
Por: Arturo Bravo
19 de Noviembre de 2017. Una característica de la administración tinoquista en cuanto al recurso destinado para seguridad pública fue la poca inversión, que fue sentando las bases de un preocupante desmoronamiento de la autoridad y su fuerza, capacitación, adiestramiento y fortaleza. Quizá dicen los que saben “no era necesario lo que hoy se sobregasta en el rubro” pues en esos “gloriosos tiempos” se “respetaban los códigos y demarcaciones territoriales”.
El gasto en materia de seguridad pública en el sexenio de Víctor Tinoco, fue de 163 millones de pesos, cantidad que según el informe que revisamos sufrió un considerable aumento para el 2013 de 2 mil 227 millones de pesos, o sea en tan sólo 13 años, creció el gasto 13 veces.
Desde la reforma en los tiempos de Zedillo para irle dando entrada a las fuerzas armadas en la vida política del país a través de las policías, es que en los gobiernos de Fox en adelante se van tejiendo acuerdos para “sacar a los militares a las calles para hacer trabajo de policía”.
Una pregunta inquietante estimado lector (ra) ¿Por qué la Federación sin explicación aparente en el 2013 en Michoacán, baja la proporción de apoyo para seguridad al 26%?
Durante la administración de Cárdenas Batel, en materia de seguridad, el Estado ejerció 2 mil 874 millones de pesos, de los cuales la federación aportó 977 millones, esto es un 34% de dicho gasto.
En el periodo de Godoy Rangel, el costo de la seguridad se elevó a 7 mil 92 millones, lo que representa el 24% del total.
Para la administración de Fausto Vallejo, de dos años y medio, el gasto en seguridad fue de 4 mil 665 millones de pesos, de los cuales el Estado aportó 3 mil271 millones, que representan el 70% del gasto total, el 30% restante fue la aportación federal.
Pero otro debate intenso en el Senado de la República es el concerniente a “el mando unificado” la misma Marielena Morera, el día de ayer lunes ante lo que ella consideraba una preocupante actitud de descuido, negligencia y corrupción policiaca; de inmediato en el mismo evento, en el que por cierto, estuvo presente el titular de la SEGOB, Osorio Chong, el Presidente Enrique Peña Nieto, devolvía la bola al “condenar el bullying a cuerpos de seguridad” pues más allá de aceptar que no se ha obtenido el éxito esperado, el mandatario federal invitaba a “reconocer tareas contra inseguridad” Al parecer la molestia es tanta crítica en cascada contra los programas y estrategias que en materia de seguridad para muchos “son fallidas y muy costosas”.
Una intensa batalla de argumentos, testimonios y análisis de expertos en materia de seguridad, así como de ediles de diferentes partes del país, se lleva a cabo a en torno al no bien visto “mando policial único” que para quienes lo experimentan “ha resultado un serio muy serio problema de desequilibrio y abandono de autoridad”.
Despojar a la autoridad de su policía “es casi un suicidio” Bernardo León, Comisionado de la policía Morelia.
Extraño pues resulta el que haya una parálisis entre los diputados locales para retomar tan sensible y de urgente tratamiento como lo es “el mando unificado” que en un secreto a voces, más de 50 ediles rechazan.
¿Por qué los diputados de la comisión de seguridad pública, Wilfrido Lázaro, Juan Figueroa y Roberto Carlos, se han mantenido tan quietos en el debate del mando unificado?
DECRETAZO
1.- La salida del diputado Juan Pablo Puebla del PRD y su “glorioso arribo” a MORENA, nos debiera obligar a tomar serias precauciones como ciudadanos que anhelamos un real cambio y no permitir por ningún motivo, ser parte de la prostitución partidista que estamos viviendo.