marta elva 800x600

* EXTINTOS LOS DINOSAURIOS, REINAN LOS CAMALEONES * JARA, EN GUADALAJARA, APOSTÁNDOLE A NUÑO * EL ARTICULO 212 ANTICHAPULINES

Columnistas

marta elva 800x600

Por Martha Elba Torres Martínez

Como se anticipó en la edición anterior del semanariolosperiodistas.mex, esta Asamblea Nacional en la era peñista y en la antesala del 2018, resultó a modo. Históricamente el PRI sigue siendo el mismo con esa camaleónica capacidad de adaptarse a épocas y circunstancias.

 

 

Me acuerdo de la era de los “dinosaurios” del PRI. Don Fidel Velázquez, el emblema de esa época, por todo poderoso que votaba o vetaba candidatos presidenciales; de Carlos Jongitud Barrios y la propia “Quina”.

 

 

Que robaban. “Sí –me dijo hace muchos años Rodolfo Ceja Abarca “el Alacrán”, un viejo líder cetemista de la región de Tierra Caliente-, pero repartían y por eso estábamos mejor que con los tecnócratas”. Todavía con Luis Echeverría, México exportaba alimentos. Hoy, los mexicanos mueren de hambre.

 

 

Cierto. Los dinosaurios se extinguieron, en el planeta y en el PRI. Pero el camaleón sobrevive. Encontré en El País, del hallazgo de dos fósiles de este animalito, de hace 99 millones de años. Me tope también con esto en la web:

 

 

Los camaleones tienen la fascinante habilidad de cambiar de color, adoptando llamativos dibujos e incluso llegando a mimetizarse con el entorno en el que se encuentran.

 

 

La causa principal del cambio de color de los camaleones es para camuflarse a los colores de su entorno y así evitar algún peligro que les acecha, pero también a factores psicológicos, como si se encuentra estresado, alterado, con miedo, en alerta, relajado, en fase de cortejo o ambientales y así autorregular su temperatura.

 

 

Por eso, escribo, es la era de los camaleones del PRI, la especie política –aunque muchos lo duden-, que seguirá sobreviviendo.

 

 

Hay un mito sobre el dedo presidencial, que va, desde que el Presidente designaba en absoluta soledad a su sucesor, hasta que obligadamente por conveniencia y cortesía política, tenía que consultar a don Fide. Ambas cosas, podemos asegurar quienes tuvimos la fortuna de conocer un poco a este misterioso y complejo líder sindical.

 

 

Hoy dictan las reglas del periodismo a modo de las “ciencias de la comunicación” que el reportero no debe entablar relación de amistad con las “fuentes”, pero don Fide era subyugante por enigmático. ¿Cómo descifrar una emoción, siempre oculta tras sus gruesas gafas oscuras?

 

 

Disculpen la evocación pero no pude evitarlo. El caso que el PRI sigue con esa habilidad que le ha permitido sobrevivir tantos años. Solo cambia de color, conforme al clima y peligros…

 

 

***

 

 

Pero ¿cómo les fue a los michoacanos? A todos bien.

 

 

Menos a Salvador Jara, que andaba en la mesa de Guadalajara, solo como moco y rejuntándose con los que le apuestan a Aurelio Nuño. Es el resultado del priísta advenedizo, oportunista, sin méritos partidistas; sin grupo que lo respalde. La única tablita que tiene es la diputada Rosamaría de la Torre, pero ella ha de estar más ocupada en su futuro, que andar arrastrando a otro.

 

 

Mal sabor de boca. Porque el que llegó a la plenaria del Palacio de los Deportes para ser tapado y ser destapado en su momento, fue José Antonio Meade. Todo mundo lo notó y anotó.

 

 

Y es que la presión mediática porque de que el PRI ya de luces de con quién irá, es muy fuerte. A muchos se les queman las habas por saber a quién le dará la pelea a don Peje, que pierden –como lo he escrito- la importancia del bosque.

 

 

A la mayoría de medios les vale chetos cuál será la oferta político/electoral del tricolor en el 2018. Pero el tamaño sí importa.

 

 

Sigo sosteniendo que a la inmensa mayoría de militantes y simpatizantes de ese partido, como al común de los mortales, lo que nos interesa es nuestro futuro, el de la familia; el empleo. Unos creen que la salvación vendrá del cielo. Otros somos más terrenales.

 

 

Nadie duda que Peña Nieto pasará a la historia como el Presidente reformista de nuestra era. Hizo lo que otros postergaron y está pagando las consecuencias. Pero haber postergado el tema corrupción e impunidad, le va a costar más.

 

 

Por eso hoy vemos la caza de ex goberladrones, más como la pus, que como una primera curación.

 

 

Y es que la corrupción es tanta y tan profunda que nadie tiene ni idea. Y por eso, entendemos los 33 sistemas anticorrupción; un montonal de reformas y nuevas leyes, ya no para atacarla, sino para contenerla y no siga creciendo. Así de grave esta la cosa.

 

 

Pero ¿qué pasó con estos sistemas nacional y estatales? Definitivamente no llegan las expectativas de un pueblo agobiado y enfermo.

 

 

Pongo a Michoacán como ejemplo. Los diputados ya abrieron las puertas del SEA a sus partidos políticos, por tanto las áreas ciudadanas del Sistema serán ocupadas por militantes de los institutos políticos siempre y cuando no hayan sido dirigentes ni hayan trabajado en el gobierno en los últimos tres años.

 

 

Otra. El Tribunal de Justicia Administrativa, que se supone sería el órgano sancionador de los corruptelas, quedó tan chiquito que está por debajo de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Entonces, no podrá ponerse con éstos, que son a final de cuentas, los que ponen y quitan a los controladores internos y al auditor Superior del estado.

 

 

Y luego se preguntan por qué tanto mal humor…

 

 

***

 

 

Será hasta el domingo 3 de septiembre, que el INE sanciona las reformas estatutarias aprobadas por la XXII Asamblea Nacional del PRI. Entonces ya sabremos cómo quedará el controvertido artículo 212, mejor conocido como el antichapulines, y que no es otra cosa que obligar a todos los que son plurinominales a pasar por el tamiz del voto directo.

 

 

Comparto algunas de las expresiones que se dieron en la mesa de Campeche, como la del delegado Héctor Pedraza, uno de los promotores de la reforma al mencionado artículo: “no entendemos por qué muchas compañeras y compañeros repiten un cargo de diputados locales, federales y senadores plurinominales. Yo les llamo los bonsái, porque son cortos de ideas, salen muy caros y sólo sirven de adorno. ¿Quieren una posición? ¡Que salgan a la calle a ganar los votos!”.

 

 

El ex gobernador oaxaqueño, Ulises Ruiz propuso que la prohibición de saltar de una plurinominal a otra sea para todos y en todo momento, y que todos los priístas “vayan a la calle y ganen los votos, cara a cara con los ciudadanos; vayan y toquen la puerta de los votantes”. Vino la aclamación.

 

 

La regla, a menos que el INE la eche abajo, por “atentar contra los derechos políticos de los militantes”, es que sólo se podrá ser plurinominal en una elección y en la inmediata posterior deberá competir por el principio de mayoría relativa.

 

 

El PRI también fijó en sus Estatutos las reglas para la elección de los candidatos a legisladores y alcaldes, que a partir de 2018 conformarán la primera general con derecho a la reelección, y se abrió a los legisladores tránsfugas, pues establece en su propuesta que un militante de otro partido que se interese en ser reelecto con las siglas del PRI, deberá renunciar a su militancia al menos, a la mitad de su encargo.

 

 

Verdad, entonces ¿que el PRI es camaleónico?… (A)